Sant Feliu de Guíxols, 2018

Reforma integral de un dúplex en el casco antiguo de un pueblo de la Costa Brava, Girona. Este apartamento de 100 m2 repartidos en planta baja y sótano con un jardín de 35 m2, se adaptó íntegramente a las nuevas necesidades de una gran família que quiere pasar los veranos juntos.

Inicialmente nos encontramos con un piso frío, con poca luz y con muchas humedades. Lo primero era sanear el patio, las humedades y dar la máxima luz posible al interior.

Se ampliaron los espacios principales como la cocina y el estar, se añadió una habitación más y se cambió la fachada y el balcón, que junto a las escaleras, se diseñaron siguiendo el patrón minimalista que conjugaba con el interiorismo. Este minimalismo contrasta con un aire rústico gracias a la recuperación de la medianera de piedra y la incorporación de elementos como la pila de mármol antigua en el jardín.

Arquitecto técnico: Xavi Sintes

Fotos: Marc Méndez.