Reforma integral de un piso en Vilassar de Mar, 2018.

La reforma de este piso de 100 m2 para alquilar se consigue con un presupuesto muy limitado. Por esta razón, las decisiones proyectuales son la apertura de espacios a través del derribo de tabiques, sin tocar ningún elemento estructural e invertir esfuerzos en pequeñas reparaciones no perceptibles a simple vista, como instalaciones, aislamientos, ventanas e interiores de armarios. Se hicieron los baños y la cocina nuevos, el suelo laminado tipo madera de roble y saneamiento y pintura de paredes.