Reforma integral de un piso de 100 m2 en el barrio del Guinardó, Barcelona. El proyecto se centró en la abertura del salón, para eliminar el recibidor inicial y parte del pasillo oscuro, y así ganar en luz y espacio visual.